jueves, 14 de junio de 2012

VISITA A LA MASIA LA MOTA

UNA VISITA DIFERENTE



La verdad es que hay que ser sincero con uno mismo,, esta visita es algo único, distinta,, la visita por el entorno de esta  MASIA LA MOTA,,  http://www.masialamota.com/       ha sido algo nuevo para mi, pues ya hacia casi doce años que no pasaba por ella, y algunas cosas habian cambiado y mucho, pero  en especial  lo que más me sorprendio, fue el ser  recibido por Edgar Ameglio, el propietario,, me falto Indira, su esposa, pero hoy estaba haciendo menesteres profesionales , pero bueno mi anfitrion, que yo tenia pensado que su pasado politico le hacia estar en un plano superior, nada más lejos de la realidad, persona afable, sencilla, pero ojo, muy culto y sobre todo responsable y sostenible con el medio ambiente,, algo que hay que valorar y muy mucho.. y no hablemos del cariño que le profesa al entorno de su masia, ni mas ni menos que la FUENTE ROJA, es algo muy digno de tener en consideración, es un trabajo de restauración continuo, en el cual se valora muchisimo las maderas nobles, lo rustico,, incluso me sorprendio las obras de arte del lugar, en especial una,,, la de mi amigo Eugenio Mayor,,
que es la imagen de la misma Masia,,,
recuperación de maderas y tejas morunas,,,,

Recuperación de hornos de leña un tanto mejorados y modernizados

un pequeño pero importante museo de herramientas agrícolas en las zonas verdes de la
MASIA LA MOTA

mas utensilios agricolas
zonas ajardinadas del lugar,, que gustosamente nos iba mostrando Edgar Ameglio, pero sigamos que aún tenemos mucho más
zona piscinas
un lugar para descansar, para meditar, sobre todo por lo relajante del silencio del lugar,, continuamos disfrutando de LA MASIA LA MOTA y su privilegiado lugar enclavado dentro el PARQUE NATURAL DE LA FUENTE ROJA, y a caballo de un paraje municipal como es el del RACÓ DE SANT BONAVENTURA, y el parque natural de la SERRA DE MARIOLA
otra de las zonas que me sorprendieron dentro de esta masia, fueron los huertos, pues con ellos se pueden ampliar los campos de actividades, pues además de pasear por estas montañas, se pueden practicar actividades ecologicas y sostenibles, para en un futuro no tan lejano poder enseñarles a nuestros hijos o nietos,, la agricultura en estado natural, no en fotografía,, en definitiva y dado el lugar de ubicación, incluso podemos estar hablando de turismo ecologico, turismo de preservacion de la agricultura,,, vamos USTEDES MISMOS

Otra de las cosas que me encanto de esta visita a la masia LA MOTA, ha sido este lavadero,, pero lo que mas, la fuente que vais a contemplar,, y ojo, y de verdad,, que no me pagan por alabar este lugar, vamos, a pesar del calor ni siquiera quise aceptar un refresco, y fijaros bien, que Edgar es un buen anfitrion sudamericano, y lo primero que hacen es ofrecerto todo lo disponible, gracias Edgar,, pero no te preocupes que volvere,, y entonces dire que si.

y esto lo he dejado para el final, un jardin de patio interior de la masia,, y es que me llamo muy poderosamente la atención,, en especial la base de la fuente

Y es que la fuente me recordaba que en alguna ocasion habia pasado por delante de ella, y esta claro, con la salvedad del grifo, era la que antaño de situaba al lado de la masia,, gracias EDGAR, por ser tan cuidadoso,, espero nos volvamos a ver y compartir tu cariño a estas tierras,,, nos vemos







1 comentario:

Edgar Ameglio dijo...

Gracias por compartir el relato sobre tu breve visita a Masia La Mota. Para mi fue muy agradable verte nuevamente y conversar tantos temas sobre los cuales coincidimos; tales como la conservación y el respeto por el medio ambiente de nuestros parques. Siento que la visita fuera tan breve porque reconozco que aún nos quedan muchos temas que a ambos nos apasionan y que la tiranía del tiempo nos permitió tocar solo por encima. Eres una persona quien por su trayectoria, dedicación y empeño tiene toda la autoridad moral para hacer valiosas contribuciones sobre como llevar los delicados temas de nuestro entorno natural. Por ello te reitero que serás siempre bienvenido, cuando tus múltiples ocupaciones te lo permitan.
Un abrazo,
Edgar